4 consejos para la pesca de la lubina en verano

No hay muchas actividades de verano más divertidas que la pesca de lubina. Con una variedad de diferentes tipos de cebo que puedes usar, y excelentes lugares de pesca de lubina en todo el mundo, no tienes excusa para no salir a pescar lubina este próximo verano.

Para prepararte, tenemos cuatro consejos que te ayudarán a tener la mejor temporada de pesca de lubina de este año.

Contenido

1. Asegúrate de usar el cebo adecuado

Esto puede parecer obvio, y nunca hay una elección «correcta» indiscutible para el cebo. Sin embargo, hay que asegurarse de no estar usando el tipo de cebo incorrecto .

Mientras que la pesca es agradable por la naturaleza relajante de estar junto al agua y metódicamente lanzar y enrollar la línea, esperando un golpe, preferirías pasar ese tiempo con una posibilidad real de atrapar un pez.

Sin embargo, si estás usando el cebo equivocado, puedes estar dando un espectáculo para los peces que se ríen cada vez que ven tu poco apetitoso señuelo nadar por el agua.

La pesca de poder vs. la pesca fina

Cuando se pesca la lubina, hay dos opciones diferentes: la pesca a motor, o la pesca con fines.

La pesca de poder es cuando vas directamente al pez, a veces usando un señuelo grande y ruidoso como un crankbait, y rápidamente lo enrollas esperando un golpe rápido y reactivo de la lubina.

La pesca fina es cuando se utiliza un señuelo más pequeño, de aspecto más vivo, que un pez hambriento no puede resistir.

Un ejemplo de la pesca a motor es cuando se va para el lucio del norte o el almizcle en el Canadá, mientras que un buen ejemplo de la pesca con fines es la pesca con mosca en un arroyo para la trucha molesto inteligente.

Una de las muchas razones que hacen que la pesca de la lubina sea única es que se puede emplear cualquier técnica para matar una lubina grande y vieja. Todo depende de lo que funcione mejor para ti… o de los señuelos que tengas a mano.

Cuando los peces están activos, la pesca fina puede ser más efectiva porque los peces vienen a ti. Sin embargo, cuando los peces se apagan por cualquier razón, la pesca con potencia es normalmente su mejor oportunidad de conseguir un golpe reflejo.

Escogiendo el señuelo adecuado

El señuelo más versátil y fiable es también el más simple: su señuelo suave y plástico como un gusano. El cebo plástico blando viene en todas las variedades de especies, desde larvas a langostas, hasta el confiable gusano. El cebo plástico blando puede ser usado tanto en aguas someras como profundas, y debería ser una grapa en la caja de aparejos de cada pescador.

Al volverse más especializado, un spinnerbait se utiliza mejor cuando se recorren largas distancias a través del agua. Los spinners están hechos para ser un cebo rápido, así que cuanto más lejos esté viajando, mejor.

Para la mayoría de los cebos, la profundidad del agua que se está pescando debe ser el primer factor determinante a considerar. Si estás pescando en un metro de agua, tal vez quieras probar un crankbait sin labios. Para aguas más profundas, querrá un señuelo pesado, que tenga un pico que se sumerja para permitir una inmersión más profunda. En aguas poco profundas, pruebe un señuelo ligero, que puede ser una versión más extendida y delgada del lipless crankbait. Si estás pescando entre la maleza en aguas poco profundas, un crankbait de pico cuadrado es perfecto para atravesar y generar interés en la parte superior del agua.

El cebo de baño también puede ser mortal, así que asegúrate de cargar tu caja de aparejos con algunas variedades de cebo de baño. Lo que hace único al swimbait es que el señuelo está segmentado en múltiples piezas, todas juntas en el medio con una o dos articulaciones que hacen que el señuelo se mueva por el agua como si estuviera vivo y nadando.

Un truco para probar con el swimbait es cuando te enrollas en la orilla o en un muelle, cuando llegas al final de la estructura, hacer una pausa y dar un rápido golpe de arriba a abajo con tu muñeca de yeso. Cuando lo domine, esto hará que el cebo cambie repentinamente de dirección, lo cual es irresistible para cualquier pobre pez que esté mirando.

2. Pruebe nuevas técnicas

Un pescador siempre está aprendiendo. Cada vez que sale al agua es una experiencia nueva y única. Con cada viaje, trata de aprender algo nuevo o de desafiarte a ti mismo de una manera nueva.

Por supuesto, si los peces muerden y no muestran signos de desaceleración, ¡sigue haciendo lo que estás haciendo!

Sin embargo, si el pez se apaga o la suerte empieza a cambiar, siempre es útil probar un nuevo señuelo, una nueva línea o una nueva técnica. No sólo puede ser una forma de volver a encender el pez, sino que también es una forma de mejorar continuamente tus habilidades como pescador.

Aquí hay algunas técnicas para probar:

The Carolina Rig Craze

La belleza de esta técnica es que se necesita muy poca habilidad para arrancar, lo que contrasta significativamente con lo efectivo que es para atrapar el bajo.

El hombre que originó este movimiento, Jack Chancellor, compartió los detalles con los lectores de la revista Bassmaster en 1983, y luego pasó a utilizar el Carolina Craze para ganar el Clásico de 1985.

Comienzas con un gusano de 4 pulgadas de largo, con dos ganchos en su espalda. Cuelga el gusano de un líder largo y un peso de una onza. La idea es dejar caer el gusano al suelo como si fuera una plantilla, y arrastrarlo por el fondo mientras se enrolla. El efecto en el fondo del lago es que suben bocanadas de limo que parecen langostas moviéndose excitadas. Esto combinado con un gusano que se retuerce al final crea un cóctel que el róbalo no puede resistir.

Garabatos

Una técnica similar utilizada en el fondo de un lago es el «garabato», un truco creado por Jerry Corlew en 1989. De nuevo, usando un gusano de 4 pulgadas, esta vez con un jig de cabeza de dardos, deja caer el aparejo al fondo del lago y una vez allí, agita tu caña para generar interés del bajo. Esta técnica se utiliza mejor cuando en un lago claro, cuando el bajo puede necesitar un poco de truco extra para llamar su atención.

Desapareciendo

Ninguna técnica es más natural que el Deadstick. Algunos peces que ven a un gusano de plástico sentado sin hacer nada durante un minuto, eventualmente atacan. De vez en cuando, intente pegarlo y deje que su gusano se quede ocioso en el agua, nunca se sabe lo que podría golpear.

Cubierta de la protuberancia

Esta es una técnica probada y verdadera que escucharán de cualquier pescador profesional. La idea es hacer que tu spinner o crankbait rebote en una roca o un tocón mientras lo enrollas. Cuando un Bass ve la acción de rebote, le parece que es el movimiento de un pececillo que sale de su escondite, y reflexivamente morderá el anzuelo.

El tiro de la gota

Ninguna lista de técnicas podría estar completa sin mencionar el tiro de entrega. Esta es una técnica de jig-rig que puede ser especialmente efectiva cuando los bajos se congregan justo en el fondo del lago.

Con una pesa en el fondo de un sedal más ligero, atar un anzuelo a 18 pulgadas de la pesa. Luego toma un gusano de plástico y lo engancha por la nariz para que cuelgue ligeramente. A medida que la pesa toca el fondo y se arrastra, el gusano será atractivo para cualquier bajo que viva en el fondo.

3. Pescar a lo largo de la orilla en las mañanas tempranas, y salir durante el día

En la mañana temprano durante el verano, los peces estarán más cerca de la orilla para alimentarse en la madrugada. A medida que el día avanza, los peces comenzarán a esparcirse en aguas más abiertas. Es el momento de soltar amarras en el extremo del muelle o de dirigirse en un barco a aguas más profundas.

Utiliza el sol de la mañana temprano a tu favor con cebos giratorios que reflejarán los rayos del sol y generarán interés. Con un spinner serás capaz de cubrir mucha agua en un periodo más rápido, permitiéndote encontrar los peces más rápido.

4. Conoce a tu enemigo

El bajo es tu enemigo, debes conocerlo por dentro y por fuera. Debes saber que el bajo tiene mandíbulas duras y requiere que le pongas el anzuelo con confianza. Saber que el bajo se alimenta de la vista y usa gusanos de colores y recuperaciones únicas para generar interés. Saber cuándo se alimenta el róbalo que estás pescando, y cuándo se toma un descanso para ajustar tus técnicas en consecuencia.

Para convertirse en el mejor pescador de lubinas que pueda ser, necesita saber todo lo que hay que saber sobre el tipo de lubina que está pescando, y cómo las estaciones y las condiciones del agua afectarán su comportamiento en cualquier momento del día. Cuanto más sepas, mejor preparado y más exitoso estarás.

Resultado final de la pesca del róbalo de verano

El verano es la mejor época para pescar lubinas porque todo vale. No importa con qué señuelos te gusta pescar, o qué técnicas utilizas, el verano proporciona un tiempo y un lugar para todo.

Con suerte, puedes tomar algunos de estos consejos y aplicarlos este verano para tener tu mejor temporada de pesca de lubina hasta ahora.

Deja un comentario