El Dentón

Denton


Al igual que los Sargos, en dentón común, del latín Dentex dentex proviene de la familia de los espáridos. Muy común en el mar mediterráneo y algo menos en las costas atlánticas del continente europeo y también es las costas de las islas canarias y la parte más cercana del continente africano.


Morfología


Su mandíbula está constituida por unos grandes dientes que le dan el nombre por el que se conoce. Puede llegar a medir un metro y pesar hasta 14 kilos, aunque es más común ver ejemplares más pequeños. El color de la piel varía con la edad pasando de un gris verdoso en su juventud a un gris rojizo en los más grandes. A diferencia de algunos espáridos su dentadura está formada por cuatro grandes colmillos que se encargan de capturar a sus presas y no posee molares.


Habitat y costumbres


Aunque su profundidad de confort oscila entre los quince y los cincuenta metros de profundidad su rango abarca hasta los doscientos metros de profundidad. Por lo que su hábitat es bentopelágico. Suelen ocultarse entre lechos de rocas al acecho de sus presas. Además al igual que muchas especies suele vivir en comunidades cuando es joven y acaban siendo solitarios a su madurez. Es un pez muy desconfiado por lo que suele habitar en zonas de proco trasiego.


Alimentación.


El dentón tiene una alimentación bastante variada. Suele cazar al acecho y su principal fuente de comida son otros peces pequeños, cangrejos, moluscos, navajas, gambas, ermitaños y calamares, siendo esta última su comida favorita.


Pesca Deportiva


La pesca deportiva del dentón suele hacerse en fondos rocosos. Uno de los métodos de pesca más usados es el curricán a fondo. También se pueden emplear sedales de fondo utilizando como cebo peces pequeños vivos.
Como norma general son peces de gran tamaño y porte, por lo que es recomendable usar hilos de gran tamaño que aguanten las sacudidas y el peso del pescado. 70-80 suele ser normal en estos casos. Aunque siempre podemos usar hilos de menor tamaño y arriesgarnos a perder la pieza si es considerable.


La primera acción del Denton al picar es buscar cobijo en rocas y grietas. Suele pegar un gran estirón por este motivo. Si conseguimos que no se esconda o enroque tendremos alguna posibilidad de sacarlo. Después del primer lance es un pez muy luchador.


Uno de los cebos con más éxito es el calamar. Bien preparado es un bocado exquisito para estos depredadores.


El la pesca de arrastre es muy usuario utilizar peces vivos o en su defecto cucharillas ligeramente onduladas. Dicha cucharilla debe rozar lo más posible en suelo.


En la pesca del curricán a fondo con caña desde embarcación debemos utilizar calamares, peces pequeños, rapalas magnum o rapalas Glas rap. Debemos de poner el plomo a 6 o 7 metros de distancia del cebo y soltar hilo hasta que notemos que el cebo se arrastra por el suelo. En ese momento recogeremos hilo hasta ponerlo a la altura deseada. Habrá que tener en cuenta si vamos a favor o en contra de la corriente porque el señuelo no nadará igual en un sentido que en otro y tendremos que ajustar la altitud del mismo.


Al ser un pez bastante solitario, es muy probable que si en una zona pescamos un gran ejemplar no pesquemos ningún otro del mismo tamaño. Esto es debido a que son peces solitarios y no suelen compartir el hábitat donde se alimentan.


Hay personas que afirman que para pescar dentones es aconsejable que el mar esté en calma y que los momentos recomendados para la pesca es al amanecer, al atardecer y a mediodía.


Para la pesca deportiva del dentón desde la costa en sitios con mucha roca es aconsejable tener cañas de casting pesado, con plomos de entre 100 y 300 gramos y líneas de buen ancho. Dado que suelen ser piezas de gran tamaño es recomendable usar sedal de 0.50 a 0.70 mm. Además nos da un extra de seguridad a la hora de rozar las rocas. Los anzuelos deben ir a consonancia con el resto. Anzuelos del 4/0 a 7/0 son comunes en esta práctica.


El Dentón también se puede pescar a spinning desde la costa. Para ello necesitaremos cañas de spinning pesado y plomos de entre 60 y 120 gramos. Suelen utilizarse para esta práctica sedales trenzados de entre 0.40 y 0.60 mm de grosor. Mucha gente suele terminar la línea con hilo de cola de rata o fluorcarbono para que soporte la mayor parte del peso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *