La guía definitiva de la pesca en el río – Consejos y técnicas

La pesca en el río es uno de los tipos de pesca más excitantes y entretenidos. Desafortunadamente, los peces de río no son tan fáciles de capturar como la mayoría de los individuos consideran. Algunos pescadores pasaron años aprendiendo a hacer grandes capturas en los ríos. Puedes aumentar tus probabilidades de tener éxito en la pesca de río aprendiendo las mejores técnicas y consejos de pesca de río.

La mayoría de los pescadores han perfeccionado sus habilidades de pesca en los lagos y los mares. En la pesca de río, la mayoría de los individuos requieren un reentrenamiento para perfeccionar sus habilidades de pesca en el río. Es esencial tener en cuenta que la pesca en el lago o en los océanos es diferente de la pesca en el río.

Los ríos presentan excelentes oportunidades de pesca para los pescadores. Para los grandes ríos, los pequeños barcos de aluminio son los mejores. Por otro lado, en los ríos pequeños, los kayaks y las canoas funcionan mejor. Las rocas y las aguas poco profundas hacen que sea poco práctico para los motores fuera de borda.

Equipo para la pesca fluvial

Antes de considerar la posibilidad de pescar en el río, primero debe reunir el equipo apropiado que necesitará para la actividad. Entre ellos se incluyen los siguientes.

Rod y Carretes

Un carrete y una caña de pescar son de gran importancia para el éxito de la pesca en el río. En este caso, una caña de pescar más ligera es ideal ya que puede sostenerse durante largos períodos sin cansarse. Además, detectar una mordedura con una de estas cañas es más fácil.

Ganchos

Cuando se pesca en el río, es aconsejable utilizar anzuelos anchos que quedarán atrapados en la boca del pez. Los anzuelos pequeños sólo pueden quedar atrapados en la profundidad de la garganta del pez, y esto puede reducir las posibilidades de éxito en la pesca fluvial.

Señuelos y Cebo

Además, también necesitarás señuelos para atraer a los peces a tu cebo. El cebo se fija en el anzuelo para atrapar al pez.

Brillantes y señuelos con colores más brillantes son los mejores para atraer a los peces. Aún así, puedes usar señuelos similares a las típicas presas en lugar de los de colores brillantes.

Al elegir el cebo adecuado para la pesca en el río, la investigación para identificar la presa favorita de los peces en el río, será la pesca. Los cebos pueden ser cualquier cosa, desde cebo de plástico, sanguijuelas o grillos.

Los Nightcrawlers vuelan, y los huevos de salmón también son excelentes cebos, pero los gusanos ofrecen un éxito excepcional.

Cortador de líneas

Un cortador de líneas es perfecto para cortar troncos o ramas de árboles en caso de que su línea se quede atrapada en cualquiera de estos. El cortador le permitirá liberar la línea rápidamente.

Pesos

Los pesos permiten que el cebo permanezca bajo el agua. También te permiten crear una distancia de lanzamiento extra. Si eres un principiante en la pesca en el río, usa pesos de tiro divididos. Son fáciles de instalar.

Gafas de sol polarizadas

Al comprar gafas de sol para la pesca en el río, asegúrate de que estén polarizadas. La polarización ayuda a eliminar el resplandor del agua. Además, podrás ver mejor en el agua. Si las lentes no están polarizadas, estarás haciendo conjeturas sobre lo que hay en el agua.

Hundidor

Como los ríos están fluyendo, el cebo y la línea probablemente flotarán en el agua. Una plomada empujará el cebo al fondo del río, donde es más probable que se escondan los peces.

Técnicas de pesca en el río

Si quieres tener éxito en la pesca fluvial, es esencial conocer algunas de las técnicas estándar utilizadas en los ríos. Entre ellas se incluyen:

Método descendente

De los tres tipos comunes de métodos de pesca en el río, la técnica aguas abajo es la menos preferida. En primer lugar, es más probable que perturbe a los peces. Además, es más probable que te vean.

En caso de corrientes fuertes, se requiere un peso mayor para mantener el cebo cerca del fondo del río. Esto, a su vez, aumenta la probabilidad de que la línea quede atrapada. La mejor manera es lanzar la línea ligeramente a través y asegurarse de que el extremo de la caña está bajo; entonces la recuperarás una vez que la línea esté directamente aguas abajo.

Otra forma de presentar el cebo aguas abajo es alimentar una línea de flotación. Un movimiento de meneo de lado a lado o una sacudida de arriba a abajo de la caña ayudará a jugar con la línea extra. Al mismo tiempo, si mueves un lance directamente río abajo, extenderás la deriva del cebo a medida que la línea se desenrolla. Esto permitirá que el pez vea el cebo antes de que el líder y la línea lo molesten.

Pesca río arriba

La pesca río arriba es la técnica ideal a utilizar cuando los peces permanecen en zonas de flujo lento del río y se enfrentan río arriba esperando que la corriente les entregue alimento. Los peces no lo verán en este caso ya que están de espaldas.

Los mejores resultados de este método son cuando lanzas la línea en un área que has establecido que los peces se están alojando. Esto podría ser en una colección de rocas, en la orilla del río, o en árboles caídos en el río. Lanza el sedal río arriba y recupéralo mientras se dirige hacia ti. Este método proporciona mayores posibilidades de hacer una captura y mínima probabilidad de ser detectado ya que estás parado detrás de los peces.

Esta técnica es la más popular entre los pescadores altamente calificados. Para que sea efectiva, estoy usando este método, debes emplear un alto nivel de precisión en el casting y habilidades de presentación. Desarrollar y pulir estas habilidades. Necesitas desarrollar un sentimiento de toma en lugar de confiar en la desaparición del cebo en el agua. Tienes que entender la diferencia entre cuando tu caña se mueve como resultado de factores ambientales del pescador y cuando es una toma.

Pesca a contracorriente

La técnica de corrientes cruzadas es uno de los mejores métodos de pesca en los ríos. Permite cubrir amplias áreas, aumentando así la probabilidad de una gran captura. Comienzas lanzando río arriba y luego apuntas a la orilla o a cualquier otro lugar donde el flujo sea más lento. Deja que la corriente lleve tu cebo río abajo. Este método implica varios lances.

Tienes que repetir la técnica por separado con mínimas alteraciones en el lance y la distancia recuperada hasta que cubras completamente el área total a la que aspiras a pescar. La mayoría de los peces se esconderán en áreas donde se sientan protegidos naturalmente, como en aguas turbias o áreas de cobertura donde es menos probable que sean vistos.

Los métodos de corrientes cruzadas garantizan que podrás atrapar peces en sus escondites. Cuando se pesca en lugares, las áreas de corrientes cruzadas en los ríos. Estos son lugares donde el sedimento del fondo ha sido perturbado. Incluso si no puedes ver ningún pez nadando en estas áreas, te sorprenderás de obtener una mordida si lanzas tu línea.

Puntas de pesca en el río

Como la pesca en el río difiere de la pesca típica en los lagos y otros cuerpos de agua, es vital reunir información relevante que garantice el éxito. Los siguientes consejos serán útiles en su expedición de pesca en el río.

1. Recopilar información de los locales

Antes de salir a pescar en el río, es esencial hablar con los pescadores locales de la zona y recopilar información sobre los lugares donde es probable que se consiga una mejor captura. En tu investigación, también obtendrás detalles sobre las especies de peces en el río. Esta información te guiará sobre cómo pescarás y el equipo que necesitarás para la tarea. Por ejemplo, sabes cuándo usar pesos y cañas. Estos lugareños también te proporcionarán detalles sobre las mejores horas para pescar. El lugar ideal para obtener esta información es en las tiendas de aparejos y cebos o en las rampas para botes.

2. Identificar los lugares donde se congregan los peces

La pesca en ríos y arroyos presenta un conjunto de desafíos que pueden faltar cuando se pesca en estanques, lagos o el mar. En este caso, se debe establecer el flujo en el río y el comportamiento de los peces bajo diferentes corrientes.

Si quieres una captura fantástica al pescar en el río, primero debes localizar dónde se esconden los peces de los depredadores y las corrientes. Esto incluirá áreas a lo largo de la orilla del río, ramas colgantes, rocas, árboles hundidos, etc. Curiosamente, el río proporciona numerosas estructuras naturales donde los peces pueden esconderse de cualquier daño. Estos son los lugares perfectos para emboscar a las presas y a los peces de caza.

Tendrás éxito en la pesca de río si descubres dónde comen y nadan los peces en momentos específicos del día. Al pescar, considera las siguientes áreas:

Eddies y bolsillos

Localizar los bolsillos en las rocas y en los lados superiores de las rocas del río. Los peces también prefieren alimentarse en remolinos y ensenadas donde las corrientes son más bajas.

Dobla

A los peces también les gusta nadar en las curvas del río. En su mayoría prefieren quedarse afuera.

Bordes de corriente

Estos son puntos donde las corrientes rápidas golpean el agua de movimiento lento. Esto se debe principalmente a obstrucciones, como estructuras hechas por el hombre o árboles caídos. Echa tu línea sobre las aguas más lentas pero no lejos de la corriente.

Rocas

Las corrientes se mueven hacia arriba o alrededor de una roca, lo que resulta en un punto de aguas tranquilas en la parte superior de la roca cuando chocan con una roca. Esto crea una avenida ideal para que los peces se escondan.

Corrientes de fusión

En el punto donde las corrientes se unen, a los peces les gustan esos lugares porque los alimentos suelen acumularse en ellos.

Bajas

Se puede esperar una captura decente en los bajíos profundos de la costa, ya que las corrientes son más lentas en estas zonas, y se acumulan muchos alimentos para los peces en el fondo.

Presas y pantanos; cascadas

Cuando el agua cae por caídas o presas, crea un enorme agujero aguas abajo. A los peces les gusta este lugar debido a la presencia de alimentos en la zona. Las aguas de este lugar también forman una «cortina de burbujas», que ayuda a proteger a los peces de los depredadores. Cuando los peces se mueven río arriba, estas estructuras les impiden avanzar y los concentran en ese lugar.

Árboles colgantes

También se puede obtener una captura prometedora en zonas del río con árboles colgantes. En estos lugares, los peces se esconden del sol abrasador.

3. Mejor momento para pescar

Aunque no se puede hablar de un día perfecto para pescar, se puede considerar que algunas horas para mejorar la pesca en el río. Si te equivocas en el tiempo, perderás muchas horas con pocos resultados que mostrar. El momento ideal para pescar en el río es cuando el clima es perfecto. Recuerda que varios peces están activos en diferentes momentos. Revisemos el mejor momento para pescar diferentes tipos de peces.

  • Lubina: El momento ideal para pescar lubina es cuando la temperatura del agua está entre 55 y 66 grados. Esto suele ser durante la primavera, en la temporada de pre-desove del bajo. Durante esta temporada, se puede pescar la lubina temprano en la mañana o tarde en la noche cuando el sol es débil. Si el clima está fangoso o nublado, puedes morder el róbalo al mediodía.
  • Trucha: Estos peces son fáciles de atrapar cuando los bichos y mosquitos están más activos. Esto es generalmente durante el clima cálido, como el verano. Durante el otoño y la primavera, entonces el momento ideal es alrededor del atardecer. En algunas partes del mundo, como el sur de los Estados Unidos, se puede pescar en cualquier época del año.

Si quieres pescar cerca de la playa, considera cuando las mareas están cambiando. Típicamente, los peces se mueven en gran número durante los cambios de marea. La lluvia fuerte o los frentes fríos pueden minimizar las posibilidades de hacer una captura decente. Revisa los informes meteorológicos antes de salir a pescar en el río.

4. Sigue el flujo

Cuando se pesca en el río, es crucial establecer el flujo. Esto le ayudará a dirigirse a especies de peces específicas. Por ejemplo, las carpas prefieren las zonas de agua de movimiento lento como las barbacoas o los recodos. Por otro lado, bailan como toboganes de grava de movimiento rápido. La carpa tiene un accesorio para los enganches, los pliegues o las áreas cercanas a la cubierta. El establecimiento del flujo del río es el primer paso para determinar el lugar donde se esconde una especie particular de peces. Además, es mejor pescar en los ríos cuando se están normalizando después de las inundaciones.

5. Considere la claridad del agua

También hay que mirar la claridad del agua cuando se pesca en un río. Los peces se comportan de manera diferente cuando el agua es turbia, clara, y turbia a descolorida. La claridad afectará la forma en que los peces reaccionan a su presencia y a las moscas e insectos que estarán presentes. Las aguas de flujo lento suelen tener mayor claridad, pero recuerde que esto puede cambiar en cualquier momento.

6. Zonas bien oxigenadas

Los peces requieren de oxígeno adecuado para sobrevivir. Necesitan aire como nosotros. La única diferencia es cómo adquieren el oxígeno en sus entornos acuáticos. En este sentido, los peces prefieren las zonas bien oxigenadas. Tales áreas incluyen lugares de flujo lento y secciones más profundas con características productoras de oxígeno en la entrada, como espuma y burbujas. Cuando pesquen en ríos, busquen recorridos lentos después de una cascada, curvas cerradas y lugares poco profundos con rocas o lugares relacionados en los ríos.

7. La pesca en los ríos rápidos

Pescar en corrientes fuertes puede ser una tarea difícil pero puede resultar gratificante si se tienen excelentes conocimientos y trucos. En este caso, deberías usar las corrientes a tu favor. Por ejemplo, puedes apuntar a las orillas de los ríos, a las estructuras, o trabajar en tus habilidades de lanzamiento.

Las aguas rápidas pueden hacer que la captura de peces sea casi imposible, más aún si se trata de una especie en particular. Por ejemplo, la captura de truchas en una corriente fuerte puede ser una pesadilla. Las siguientes son algunas de las formas que puedes emplear para aumentar las posibilidades de hacer una excelente captura.

Prueba la pesca con mosca

La mayoría de los peces, especialmente las truchas, no tienen mucho tiempo para distinguir entre las mordeduras en la corriente fuerte. Cuando el agua se mueve rápido y golpea contra las orillas, los peces consideran a las moscas como sus bocadillos ordinarios. Por lo tanto, lanzar moscas en corrientes fuertes puede resultar en una captura significativa.

Sigue echando hasta que consigas tu mordida ideal.

Los Bancos

En las corrientes fuertes, los peces prefieren abrazar las orillas de los ríos como lo hacen con las estructuras. Actúan de manera similar a los humanos bajo las mismas condiciones. Normalmente pensamos en flotar, hacer rafting o entubar. Si se sienten incómodos en tales situaciones, optarán por las orillas. Lo mismo se aplica a los peces. En las fuertes corrientes, considere la posibilidad de pescar en los bancos. Los peces se esconden en esos lugares.

Estructuras

Típicamente, las corrientes pesadas están en las aguas más profundas. En tales circunstancias, los peces se aferran a estructuras como las tumbas y los cantos rodados. Si localizas una rama en medio de la corriente o cualquier otra estructura, es el lugar ideal para que los peces se escondan y escapen de las corrientes.

8. No ignores las aguas poco profundas

Aunque es difícil encontrar peces en aguas poco profundas, puede que te sorprenda hacer una captura en las mismas situaciones. Esto es más común cuando el sol brilla con fuerza en el cielo en aguas de flujo rápido. Cada regla tiene una excepción. Unos pocos lances en aguas poco profundas pueden sorprenderte con tomas furiosas. Puedes pensar que ves todo en tales ambientes, pero los estantes, los huecos submarinos o cualquier estructura no vista en tales aguas pueden ofrecer la cobertura de camuflaje adecuada para que los peces se escondan. Nunca dudes en gatos en aguas poco profundas, especialmente en las secciones que están justo antes de un recorrido profundo.

Conclusión

Aunque la pesca en el río puede ser una tarea, con la información correcta, la tarea se hace más fácil. Recuerda que los consejos de pesca en el río mencionados anteriormente pueden no aplicarse a todos los peces, ya que cada tipo tiene patrones de actividad diferentes. Por ejemplo, es posible que no se consiga la lubina en el mismo lugar que el bagre gigante de cabeza plana. Es fundamental establecer el pez que se desea pescar para conocer específicamente el lugar de pesca, los horarios, los cebos, los aparejos y los señuelos que se van a utilizar.

Deja un comentario