Recetas de pescado que puedes probar

Una buena receta de pescado puede ser el final perfecto para un día de pesca. No hay nada más satisfactorio que transformar la captura del día de bagre, pargo o trucha en una deliciosa comida casera. Los diferentes tipos de pescado tienen diferentes texturas y perfiles de sabor, lo que significa que el mejor método de cocción varía según la especie. Por ejemplo, no necesariamente se asaría un pescado de carne blanda como la lubina si se tiene acceso a algo carnoso, como el dorado.

Por otro lado, todo se reduce a la preferencia – nadie te arrancará el ojo de buey de las manos si piensas en ennegrecerlo. La mejor manera de averiguar cómo te gusta que se cocine el pescado es experimentar. Cuando se trata de encontrar recetas de pescado fresco, tienes muchas opciones a continuación.

Hay una variedad de formas de cocinar un pescado. Las mejores recetas de pescado se basan en las características del tipo de pescado que estás usando. Por ejemplo, no necesariamente querrás freír un pescado grueso como el atún, ya que es poco probable que se cocine completamente. Investigue las características del pescado que ha capturado antes de prepararlo para cocinarlo.

Ennegrecimiento

Si te interesan las recetas de pescado cajún, considera ennegrecer tu pescado. Esta técnica se reserva normalmente para los peces rojos como el pargo rojo. Sin embargo, puedes hacerlo con cualquier pez capaz de soportar altas temperaturas y especias pesadas. Cuando ennegrezca el pescado, use filetes de corte fino. Los cortes gruesos de pescado no se cocinarán completamente antes de quemarse, y pueden secarse también.

La mayoría de las recetas de filetes de pescado ennegrecidos utilizan una combinación de especias como pimentón, mostaza, pimienta de cayena, cebolla, ajo, comino, pimienta negra y tomillo. Puedes añadir o quitar especias según tus preferencias, pero el pescado ennegrecido tradicionalmente tiene un efecto positivo.

La mejor manera de ennegrecer el pescado es usar una sartén de hierro fundido muy caliente y asegurarse de que está bien precalentada antes de usarla. Luego, cubra la sartén con un poco de aceite de cocina. Asegúrese de que el pescado esté bien cubierto con el aliño de especias antes de ponerlo en la sartén. Voltéelo cuando los aliños se vuelvan negros, y luego sáquelo del fuego tan pronto como esté listo. Voilà – pescado ennegrecido!

Freír

Aprender a freír pescado puede abrirte un mundo de posibilidades. Puedes freír el pescado a la sartén o a fuego lento, dependiendo de tu preferencia. Para ello, puedes cubrirlo con una masa de tempura o cocinarlo directamente en la sartén. De cualquier manera, el pescado frito es una buena opción para comer.

Como el ennegrecimiento, no a todos los peces les gusta freírse. Por lo tanto, evite los peces gruesos y aceitosos como el atún o el salmón, que pueden secarse y quedar poco cocidos en el medio. En su lugar, elija un pescado con una carne blanca y firme. Puede encontrar muchas recetas de bagre frito y de ojo de buey, pero asegúrese de quitarle las espinas antes de cocinarlo.

El secreto para freír bien el pescado es que el aceite de cocina alcance los 375 grados Fahrenheit. Usted puede utilizar un termómetro de cocina para controlar la temperatura. Cuando añada pescado al aceite, la temperatura bajará al principio y luego volverá a subir. Evite agregar demasiados filetes a la vez, ya que puede llevar mucho tiempo elevar la temperatura del aceite hasta los 375 grados de nuevo. Si se cocina a menos de 375 grados, el pescado puede absorber el exceso de aceite antes de que se cocine, dejándolo grasiento y desagradable.

Parrilla

Algunas de las más sabrosas recetas de cocina de pescado implican asar a la parrilla un filete o un pescado entero a fuego abierto. A diferencia de los métodos de ennegrecimiento o fritura, la parrilla es muy adecuada para el pescado grueso y aceitoso. Los aceites evitan que el pescado se pegue a la parrilla, mientras que un corte grueso asegura que no se queme antes de que se carbonice. Use un buen mahi-mahi, atún o incluso pez limón cuando se ase a la parrilla. Estos cortes gruesos no se desharán en la parrilla, a diferencia de los pescados blancos más blandos y escamosos que pueden caer a través de la parrilla.

La mayoría de las recetas de pescado a la parrilla aconsejan glasear el pescado después de cocinarlo. Marinar el pescado puede hacerlo demasiado delicado, aumentando las posibilidades de que se rompa mientras está en la parrilla. Puede envolver el pescado en papel de aluminio antes de colocarlo en la parrilla para asegurarse de que no se desmorone. Sin embargo, si utiliza madera o carbón, el papel de aluminio mantendrá el humo fragante lejos del pescado. Como resultado, puede tener menos sabor que si lo cocinara directamente en la parrilla.

Horneando

Con las recetas de pescado al horno, se puede obtener un filete que se cocina a fondo y uniformemente sin romperse. El pargo rojo es delicioso cuando se hornea entero, ya que la grasa natural del pescado evita que se seque en el horno. Cualquier pescado blanco escamoso también sirve para hornear. Si usas un tipo de pescado más delicado, puedes intentar hornearlo en papillote, envolviendo el pescado en papel pergamino. Esto ayuda a retener la humedad dentro del pescado, minimizando las posibilidades de que se seque. Debido a que el pescado se cocina con relativa rapidez, puede tener su entrada y salida del horno en menos de 20 minutos.

Asar a la parrilla

Las recetas de pescado a la parrilla pueden producir un pescado sabroso, con una corteza agradable. Si planeas asar un pescado graso y grueso como el salmón o el atún, intenta dejar la piel, ya que puede añadir un agradable crujido. Además, asegúrese de cubrir el pescado con condimentos y aceite antes de ponerlo en el horno.

Aplique el aliño al menos 20 minutos antes de poner el pescado en el horno, asegurándose de que el condimento penetra en la carne. En general, un pescado bien cocido será crujiente y escamoso. Sin embargo, una advertencia: si un filete es demasiado grueso, no se cocinará completamente antes de quemarse en la parte superior. Típicamente, debe cocinarse durante cinco minutos por cada media pulgada de grosor.

Fumar

Para conservar el pescado el mayor tiempo posible, puede intentar ahumarlo. Las recetas de pescado ahumado valen la pena porque tienen un rico sabor amaderado y un agradable sabor a escamas.

Comienza preparando una solución salina compuesta por partes iguales de sal y azúcar disuelta en agua. Ponga sus pescados o filetes deshuesados en la solución de salmuera y déjelo por lo menos seis horas, hasta 12 horas dependiendo del tamaño. Una vez en salmuera, saque el pescado, enjuáguelo bajo agua fría y séquelo con palmaditas. Prepare su ahumador y use su tipo favorito de astillas de madera para darle sabor. Después de unas dos o tres horas, el pescado estará listo.

Deja un comentario